Fuente: Dpto. Técnico igK 8 Octubre 2013

Cubierta vegetal viva y perenne

Cada especie de césped tiene un rango de temperaturas entre las cuales desarrolla su crecimiento óptimo.

Cubierta vegetal viva y perenne
Cubierta vegetal viva y perenne

Se adaptan a una determinada zona climática cuando son capaces de persistir por sí mismas durante largos períodos de tiempo. Las especies cespitosas que componen la superficie de praderas y campos deportivos se clasifican de manera simplificada en dos grandes grupos: especies de césped de estación fría (Cool Season) y especies de estación cálida (Warm Season).

Especies de Estación Fría (Cool Season Turfgrasses ): Se desarrollan mejor con temperaturas de 16 a 24º C. El crecimiento de las hojas y raíces se ve seriamente afectado cuando la temperatura del suelo sobrepasa los 27º C. Aquí encontramos especies de los géneros Poa, Lolium, Agrostis y Festuca.

Especies de Estación Cálida (Warm Season Turfgrasses): Estas encuentran el óptimo desarrollo con temperatura ambiente entre 27 y 35 º C. Con temperaturas prolongadas del suelo inferiores a 10-13 º C el crecimiento cesa, las hojas pierden paulatinamente la clorofila y la planta entra en un estado de latencia, “dormición” o “dormancia” adquiriendo un color pardo que revierte cuando se eleva la temperatura por encima de dichos índices. Cynodon (Bermuda), Paspalum, Zoysia, Stenotaphrum Penisetum, Eremochloa, Buchloe y Axonopus, engloban los géneros donde las encontramos. En general estas especies de césped se adaptan mejor a siegas con bajas alturas de corte, desarrollan un sistema radicular más profundo y presentan mayor resistencia al calor y a la sequía que las Cool Season Turfgrasses.

No existe por tanto el césped perfecto, y son continuos los programas de Mejora Vegetal para la obtención de nuevas variedades de césped que permitan una disminución en el uso de los recursos. Mayor resistencia a la sequía, mayor tolerancia a la salinidad del agua y del suelo, bajos requerimientos de fertilizantes, adaptación a zonas de sombra, períodos de latencia más cortos, mejor textura, son algunas de ellas, que la investigación en la industria del césped pone ya a nuestro alcance.

Varios aspectos se consideran a la hora de seleccionar las especies y variedades para establecer una superficie cespitosa que se adapte a las necesidades de uso: temperatura, precipitaciones, humedad, zona de juego, tipo de suelo, calidad del agua, microclima, etc. El objetivo es seleccionar las especies y la política de mantenimiento que resulte en la menor evapotranspiración (ET) posible y así minimizar las necesidades de riego. Un aspecto fundamental que nos permitirá obtener el nivel deseado de calidad del césped.

¿Te gusta esta página?
Recomienda este sitio en tus redes sociales